“Sí se puede, pero no quieren”

Son cada vez más las personas frustradas que ven como la justicia les separa de su casa por no poder pagarla y cada vez menos aquellos que no alzan su voz en forma de protesta. Tras el rechazo de la ILP (Iniciativa Legislativa Popular) por el PP, la PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca) movilizó ayer a unas mil personas para reclamar, mediante un escrache en la sede del Partido Popular de Catalunya (en la Calle Urgell de Barcelona), que hicieran caso a aquellas demandas que figuraban en una ILP apoyada por más de millón y medio de signaturas.

Las manifestantes llenaron la calle con los colores de la PAH y el ''Sí se puede'' // CORAL DURAN

Las manifestantes llenaron la calle con los colores de la PAH y el ”Sí se puede” // CORAL DURAN

Los manifestantes reclamaban los tres pilares esenciales que ha defendido la PAH durante estos últimos meses: dación de pago retroactiva, alquiler social y la paralización de los desahucios. Al grito de ‘’Sí se puede’’, del que se podía desprender una sensación de hartazgo total, y con semáforos de color verde con esa misma frase la PAH expresaba su contrariedad con el PP, que para ellos ‘’no quieren’’. Lo cierto es que la sociedad quiere pero no puede; y los políticos pueden, pero no están por la labor de querer.

La situación causa todavía mayor sorpresa si observamos como la mayoría de las personas que silban enfurecidas son aquellas que llevan todo una vida pagando al Estado y que, ahora, se encuentran en un callejón sin salida. Sin embargo, los protagonistas tienen clara cuál es la causa: ‘’Los bancos ven que no nos queda mucho para morirnos y no tienen el más mínimo interés en arreglarnos la situación’’. Tan fácil decirlo, como cruel pensarlo.

Con un micrófono y un altavoz enchufado a un generador, el activista de la PAH Adrià Alemany hizo de portavoz para hablar alto y claro. ‘’Nosotros somos pacíficos y no utilizamos la violencia como los bancos’’, exclamaba en una de sus frases más directas. Alemany recalcó que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea les había dado la razón en una sentencia reciente y que la ley española vulnera los derechos fundamentales. Sin duda, lo mejor de su voz y su labia lo dejó para el final: ‘’¿Pero cómo cojones hablan de democracia? No vamos a parar. Continuaremos haciendo escraches.’’ El discurso de Adrià llegó tanto a los corazones como a los ojos de la gente, que soltaran alguna lágrima fruto de la impotencia.

Quizá, en otros escraches, se busque algo más de efectividad. Con una sede cerrada y escoltada por dos furgones de los Mossos d’Esquadra, ningún diputado del PP (presentes en el Congreso para exponer su propuesta en este ámbito) pudo sentir la presión de los manifestantes, que no cesaban en su abucheo. De hecho y a parte de los vecinos, las únicas personas externas de la manifestación fueron los turistas, que aprovecharon para hacer fotos de la realidad subidos en uno de esos buses que recorre Barcelona.

De cara al futuro, la lucha sigue y la protesta continua a través de unos escraches que los políticos y algunos medios de comunicación han intentado criminalizar y tachar de violentos. En el otro lado del río, los desahucios tampoco aflojan y los bancos, todavía con la mayoría de apoyos de la política española, siguen apropiándose de pisos sin que ningún rechiste les eche para atrás.

Gerard Bellera.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: